Buscar
  • Play Learn

Período de Adaptación al Jardín

El período de adaptación es un proceso mediante el cual el niño va elaborando y transitando la "pérdida" que supone separarse del entorno familiar y conocido para insertarse y relacionarse con un mundo completamente nuevo.


La entrada a cualquier nueva institución supone un gran cambio en todos los niños: implica salirse de un entorno donde los niños ocupan un papel determinado, cuentan con una forma concreta de comunicarse y se mueven en un espacio que le da libertad y seguridad.


El mundo del niño va cambiar: se amplia y no sólo conocerá nuevos espacios físicos sino también nuevas y variadas personas con las que deberá relacionarse. Este es un paso muy grande e importante para el niño y para su familia; por eso, desde Play&Learn creemos que es importante dar la oportunidad también a las familias de acompañar a sus niños en el entorno del jardín durante los primeros días- todos son protagonistas y están atravesando el proceso de adaptación en conjunto.

Seguramente el proceso de separación sea costoso al inicio, pero luego lo irán madurando y asimilando; pero no hay que perder de vista que habrá actitudes que nos llamen la atención pero son completamente normal en este período que estamos transitando.

Es normal que el niño experimente cambios en las áreas de: alimentación, sueño, conductas y rutinas.

Es normal que el niño, una semana después de iniciar el período de adaptación empiece con manifestaciones de conducta que no nos resultan cómodas: gritar más, pegar, morder, no cumplir con las normas de la casa, etc. Todo esto es sumamente normal ya que el cerebro está haciendo un esfuerzo enorme por adaptarse al nuevo espacio y se siente demasiado cansado para poder comportarse como lo hacía antes en casa.



Consejos

  • Seamos lo más empáticos posible dándole el tiempo necesario respetándolos y acompañándolos.

  • Recordemos que cada niño tiene un ritmo personal.

  • Es importante ajustar los horarios a la rutina que tendrá.

  • En la medida de lo posible es conveniente que los primeros días podamos estar presentes en la salida y entrada al jardín para darle seguridad y confianza a nuesro niño.

  • No caigamos en el chantaje afectivo: "no llores que me pongo triste", o la mentira "ahora vuelvo"; tratemos siempre de decir la verdad y darle seguridad a nuestro hijo y asegurarle que ese lugar lo elegimos porque creemos le hará bien.

  • Al despedirnos, hagamoslo con seguridad y alegría sin estirar la situación.

  • No es un buen momento para introducir nuevos cambios en la vida cotidiana del niño.

  • Cualquier duda o consulta que tengan no duden nunca en acudir a las maestras.



3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo