Buscar
  • Play Learn

Conceptos claves para entender a nuestros hijos

El propósito de esta educación es liberar el potencial de cada niño para que logre auto desarrollarse; es muy importante, entonces, conocer los fundamentos en los que se apoya esta metodología para poder brindarle todas las herramientas para que pueda desenvolverse sin problemas.

Vamos a investigar acerca de tres conceptos fundamentales.


  • Mente absorbente

Se utiliza para designar la capacidad innata que posee el niño para recoger información de su entorno de forma espontánea, e inconsciente- el niño no da cuenta qué proceso está llevando a cabo.

Esta mente sólo existe y funciona en la etapa del desarrollo que conocemos como infancia, que va desde los 0 a los 6 años; así, durante los primeros seis años de vida los niños absorben indiscriminadamente todo lo que ocurre a su alrededor, lo bueno y lo malo, como una esponja.

Esta mente no absorbe lo mismo en todas las edades, sino que hay una serie de predisposiciones que hacen que el niño centre su atención en algún estímulo con base en lo que es necesario para su crecimiento. De una manera muy natural van mostrando interés y acercándose a lo que les llama la atención, lo que les permite adquirir con placer y casi sin esfuerzo los conocimientos. Este interés varía según la etapa del desarrollo.

La mente absorbente del niño es guiada por fuertes instintos que María Montessori llama “periodos sensitivos”.

  • Los períodos sensitivos

Son como si fueran una fuerza interna que guía al niño a centrarse en un aspecto determinado del ambiente que necesita para su desarrollo y para esa etapa de crecimiento. El niño elegirá libremente en su ambiente aquellos materiales y actividades que le permitan auto-constuirse en función de los periodos sensitivos en los que se encuentre. El niño se encuentra y muestra interés especial por aprender acerca de determinadas áreas, son como ventanas de aprendizaje a través de las cuales el niño aprende de manera natural y espontánea. Si el niño se encuentra con algún obstáculo que le impida desarrollarse de manera libre durante estos períodos concretos, se producen reacciones violentas o “caprichosas” en ellos. Estos caprichos, entonces, son la expresión de una necesidad que no ha podido satisfacerse y la cual le genera mucha tensión al niño.

Son 4 los períodos sensitivos

  1. Orden

  2. Lenguaje

  3. Movimiento

  4. Refinamiento Sensorial

  • Las tendencias humanas

Son como una guía interna que tenemos los seres humanos, desde el nacimiento y que duran toda la vida (a diferencia de los conceptos anteriormente descritos). Se manifestarán de una u otra manera según la etapa del desarrollo en la que se encuentre el ser humano. Son patrones de comportamiento compartidos por todas las personas y nos ayudan a sobrevivir, desarrollarnos y conquistar el ambiente que nos rodea.

  1. Relacionadas con la Supervivencia: el orden, exploración, orientación.

  2. Relacionadas con el desarrollo de la Cultura: manipulación, actividad, repetición, autoperfeccionamiento.

  3. Relacionadas con la creación del propio individuo: comunicación, abstacción.



La mente absorbente, los períodos sensitivos y las tendencias humanas se activan al nacer y se alimentan mutuamente; y es gracias al funcionamiento interrelacionado de estas tres cuestiones que el niño puede dirigir su atención a algún aspecto del entorno, absorberlo y trabajar para incorporarlo y hacerlo suyo, y adaptarse al mundo en el que vive.

Todo esto no quiere decir que el adulto no tenga importancia en el desarrollo del niño, todo lo contrario: la observación adulta tiene gran importancia ya que sólo prestando máxima atención podemos ofrecer las condiciones correctas que el niño necesita para avanzar en los aprendizajes hacia los que su instinto le guíe. “Si nadie auxilia al niño, si el ambiente no ha sido preparado para recibirlo, será un ser en peligro continuo bajo el punto de vista de su vida síquica. El adulto no le ayuda porque ni siquiera conoce la existencia de este esfuerzo, y por ello no reconoce el milagro que se está produciendo.” (María Montessori, El niño secreto de la infancia).

Todas las experiencias que vive el niño son “absorbidas” y le sirven para autoconstruirse; los niños aprenden todo simplemente viviendo, y se van formando en base a estas experiencias. Es en las relaciones sensitivas entre el niño y el ambiente dónde reside la llave para entender su crecimiento y desarrollo.

En conclusión, es importante entender que el niño aprende mediante el trabajo en conjunto de estos tres conceptos: la mente que lo absorbe todo, los períodos sensitivos que dirigen su atención a ciertos estímulos para incorporarlos a sí, y las tendencias humanas que van guiando su accionar para poder sobrevivir, crecer y desarrollarse con el ambiente; lo ideal sería que la educación atendiera a todas las tendencias humanas para que los niños puedan desarrollar su potencial de manera óptima, y para así poder preparar un ambiente acorde para permitir que se desarrollen.



1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo