Buscar
  • Play Learn

Comunicación con los niños

La comunicación es un pilar fundamental dentro de cualquier relación y en especial en la relación padres e hijos.

Es importante generar un espacio de confianza y sinceridad para que los chicos se sientan seguros a la hora de compartir con nosotros.

La comunicación no nos dará simplemente una unión como familia sino también aumentará y fortalecerá la autoestima de nuestros niños.

Si bien el ser humano es un ser social y está acostumbrado a ir por la vida hablando y entablando relaciones, por más sencillo que parezca, la realidad es otra: la comunicación entre padres e hijos es difícil de lograr; requiere trabajo y esfuerzo.

Escucha activa y empatía son los pilares para comenzar a entablar una relación y comunicación saludable en la familia.

La confianza y seguridad que generemos como padres también es sumamente importante, ya que el niño sentirá que puede decir lo que piensa sin miedo a ser rechazado o juzgado.

Los niños que crecen en un ambiente dónde fluye la conversación y dónde existe un clima de calma y confianza se sentirán más seguros a la hora de relacionarse con otras personas.

Algunos tips para mejorar la comunicación familiar:

  1. Demostrémosles que estamos ahí para ellos (y que nos interesa lo que nos está contando). Escuchemos con interés.

  2. Hablemos de nosotros y compartamos nuestras experiencias. Compartamos lo bueno y lo malo, los aprendizajes que hemos obtenido de cada situación.

  3. Practiquemos la escucha activa (no juzguemos y tratemos de entender sus sentimientos).

  4. Seamos el ejemplo (si queremos que nuestros hijos confíen en nosotros, demostrémosles que nosotros también confiamos en ellos).

  5. Busquemos tiempo para hablar con ellos (y disfrutémoslo), podemos salir a pasear, tomar un café, etc. Realicemos actividades compartidas.

  6. Preguntémosles qué necesitan de nosotros.

  7. Ayudemos a través del juego (cuando son pequeños necesitamos utilizar otros recursos para ayudarlos a expresar sus emociones).

  8. Utilicemos lenguaje positivo (demos mensajes claros y siempre con la intención de ser constructivos, evitemos las críticas y evitemos concentrarnos en lo que han hecho mal).

  9. Controlemos nuestras reacciones.

  10. Ayudemos a expresar emociones (preguntemos cómo se sintió en tal situación, cómo se siente ahora).

María Montessori decía que el niño que es escuchado, tomado como un ser humano de importancia en la familia, crecerá más seguro de sí mismo y podrá ir tras el camino de la independencia y autonomía porque se sentirá lo suficientemente capacitado para lograr lo que se proponga.

Tomemos en cuenta al niño, hagámoslo participe de las tomas de decisiones familiares (dentro de ciertos parámetros), incluyámoslo en la vida de familia y valoremos sus contribuciones.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo